Si amanece y te crece…

Publicado el Sábado, 26 enero 2013 a las 10:50 horas.
por , en: Actualidad, Lamentos, Noticias Curiosas
Comentarios desactivados
Valorar:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Este artículo ha sido leido 762 veces.

Un grupo de científicos de la Universidad de Berkeley han demostrado a través de un estudio que las personas que dormimos poco somos más egocéntricas, además la falta de sueño afecta a las relaciones personales.

“Una gran cantidad de investigaciones han mostrado la importancia de dormir por la noche, sin embargo en nuestra sociedad, la gente parece enorgullecerse de tener poco sueño”, dice Amie Gordon, de la Universidad de California, Berkeley.

Ya en el pasado, las investigaciones han demostrado que la gratitud promueve el buen dormir, pero nuestra investigación se centra en demostrar que las experiencias cotidianas relacionadas con la falta de sueño se asocian con la falta de buenas relaciones y otros vínculos sociales”, dijo.

Esto es lo que me encontré por internet buscando información acerca de mis problemas de sueño. Poco a poco, fui leyendo diferentes extractos del estudio y no conseguí otra cosa que empeorar mis síntomas.

Así, a las vueltas en la cama para realizar los cambios posturales cada diez minutos sin lograr conciliar el sueño, se sumó la inquietud provocada por ese nuevo concepto: la gratitud y su influencia en el sueño. ¿Acaso mi problema principal reside en la falta de gratitud? Quizás debiera estar agradecido por todo cuanto tengo. ¿Si lo hago volveré a dormir? ¡No me da la gana de que sea eso!

Sin embargo, una gran cantidad de investigaciones han documentado que las personas que experimentan gratitud son más felices y más saludables. En tres estudios recientes, también de la Universidad de California, se estudió cómo el dormir poco también afecta las relaciones sociales.


En el primer estudio, las personas que tuvieron problemas para dormir demostraron ser menos agradecidos que los habían dormido por lo menos 7 horas la noche anterior (Y dale con el agradecimiento).

En el segundo estudio, los participantes registraron su sueño durante dos semanas y sus sentimientos de gratitud. Los investigadores encontraron una disminución en la satisfacción asociado con la falta de sueño, además de que los participantes dijeron sentirse más egoísta esos días.



El estudio final analizó a un grupo de parejas heterosexuales y encontraron que las personas que duermen menos también fueron más egoístas con sus novias o novios.

En la primera parte de la investigación los participantes elaboraron una lista con 5 cosas por las que estaban agradecidos, el resultado fue que los individuos que mejor descansaban estaban más agradecidos en sus relaciones con otras personas.

Asimismo, se realizó un seguimiento de más de 60 parejas de entre 18 y 56 años y su calidad de sueño y llegaron a la conclusión de que “la falta de sueño nos vuelve más egoístas, y nos hace priorizar nuestras necesidades sobre las de nuestra pareja”, explica Amie Gordon, una de las autoras del estudio. “Este problema afecta a la manera en la que interactuamos con otras personas y a nuestra habilidad para dar las gracias, una emoción fundamental en nuestras relaciones sociales“, ha puntualizado Gordon.

De repente, lo vi todo claro: todo era mentira. Estos estudios científicos tratan de explicar el comportamiento humano basándose en una premisa dudosa: que los sujetos de estudio dicen la verdad. Estoy completamente seguro de que la gente miente o, al menos, no dice toda la verdad y acaba diciendo pamplinadas que concuerdan con el interés del investigador.

En mi opinión, si hiciéramos un estudio bajo los efectos del suero de la verdad o, ante la falta de presupuesto, de una carga etílica adecuada, concluiríamos precisamente lo contrario.

Seguramente, las relaciones sociales y sus dificultades, la insatisfacción y la ausencia de objeto por el que mostrar gratitud son las únicas putas causas del insomnio o las dificultades para dormir y descansar adecuadamente.

Seguramente, un puto abrazo, unas caricias en el lomo de esas que se hacen a los perros o a los gatos o, en definitiva, un poco de misericordia afectiva serían más que suficientes para poder conciliar el sueño.

Seguramente, entonces, si has dormido bien, te cambia el humor y mejoran tus relaciones sociales. Probablemente, con eso mejorará el intercambio de favores en el que se basan, con lo que te sentirás más satisfecho en tus necesidades.

La satisfacción te llevará sin duda a sentirte agradecido y la imperiosa necesidad de expresar tu gratitud por este nuevo estado que, a lo mejor, tiene que ver más con la felicidad que con el maldito egocentrismo, siempre visto como algo negativo en una actitud indecentemente hipócrita.

Estoy absolutamente convencido de que eso es así. Y, efectivamente, mientras no se dan esas circunstancias -las que yo expongo-, entramos en una espiral de egoísmo extremo, insatisfacción y mal humor que nos lleva a ahondar una serie de surcos viciosos que empeoran el problema. Por mí, la investigadora de Berkeley puede decir misa.

Tags: , , ,

Los comentarios están cerrados.

Redes Sociales

Encuestas

Lo siento, no hay encuestas disponibles en este momento.

Etiquetas

¿Cuándo se publicó?

septiembre 2017
L M X J V S D
« feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Estadísticas:

Conectado desde 54.92.158.65 con (). Hoy se han recibido 16 visitas. En este momento hay 0 personas conectadas, de las que 0 son usuarios registrados. Desde Domingo, 19 octubre 2008 se han recibido 53084 visitas.

Twitter